Cosas para hacer en San Petersburgo con bajo presupuesto – Parte I

Como conté en un post anterior, llegué a San Petersburgo (o como se ve abreviado en muchos lugares, SPB) en bus desde Tallin, así que mi primer paso en la ciudad, una vez en la Estación Báltica de Trenes (los buses paran justo afuera), fue ir hasta la estación a ver si habían cajeros automáticos para hacerme de unos rublos, ya que no había cambiado dinero en Estonia.

Así que en menos de 5 minutos contaba con una cantidad decente de rublos como para moverme por la ciudad y me encontraba bajando al metro, ya que en la misma plaza se encuentra la estación, así que ni hay que cruzar la calle.

De esa forma, tuve mi primera aproximación al metro ruso, cuya profundidad es pavorosa. Alguien de hecho me comentó que sintió algo de claustrofobia al bajar. Según leí, son unos 60 metros en promedio, convirtiendo al metro de SPB en uno de los más profundos del mundo. Pero a no preocuparse, que hay escaleras mecánicas antiquísimas de madera en todas las estaciones. Al menos en todas las que tuve la oportunidad de visitar 😉

Pero bueno, ya que he mencionado al subterráneo, me parece una buena idea empezar este breve y altamente subjetivo listado de cosas para hacer durante tres días en SPB, con poco dinero, hablando de esto.

1. EL METRO

Por solo 35 rublos (€ 0,50, aprox.) se puede adquirir un cospel (para los que tuvieron oportunidad de viajar en subte en Buenos Aires durante los 80s saben de qué hablo) con la M del logo del metro impresa. La red es extendida y va hacia todos los lugares. Está muy bien señalizada y realmente es muy fácil moverse por la ciudad.

Pero más allá de los datos informativos acerca del metro, no puedo dejar de hacer enfásis en la importancia de recorrer la línea 1, la roja. Según vi, hay tours para recorrer el metro, por unos 600 rublos (unos 9 euros). Por mi parte decidí hacer el recorrido por mi cuenta.

Básicamente lo que hay que hacer es subirse a la línea roja y bajarse en cada una de las estaciones entre Lenisnky Prospekt (Avenida de Lenin) y Vosstaniya y caminar los andenes para apreciar la arquitectura de cada estación.

spb1

Detalle de la estación Narvskaya

2. BALLET Y MÚSICA CLÁSICA

Esta recomendación debe ser tomada en cuenta incluso por aquellos que no son particularmente fans de la música clásica. Sí, es un poco cliché. Sí, está armado para los turistas. Pero muy pocas veces se tiene la posibilidad de ver un gran ballet allí en el país que lo vio nacer.

En mi caso era fundamental hacerlo, ya que siempre me ha gustado la música clásica, y soy particularmente fanática de la música de Tchaikovsky y ballet El Lago de los Cisnes.

Hay agencias que venden los tickets como parte de un tour. En mi caso decidí buscar opciones por mi cuenta y encontré que el ballet Lago de los Cisnes está en varios de los teatros de la ciudad, seguramente debido a que es un atractivo turístico, como comentaba antes.

Investigando y leyendo sobre los distintos teatros, me decidí por el Teatro Mariinsky. ¿Por qué? Porque allí, en 1895, el Ballet fue estrenado por primera vez en San Petersburgo, ¿así que qué mejor que ir a los orígenes? La entrada la compré en Billeter, una suerte de ticketek ruso, donde los precios no están inflados. De hecho, por una localización bastante decente pagué cerca de diez euros. Una ganga. En los sitios en inglés no bajan de 130 euros, por lo que se nota la diferencia.

Para comprar en Billeter, que no tiene versión del sitio en inglés, abri dos páginas, una con traductor y otra sin y fui siguiendo los pasos en espejo, ya que no se puede proceder a hacer la compra con la versión traducida via google translate. Es bastante fácil, con paciencia y maña se accede a ver algo espectacular por precios irrisorios, vale la pena el esfuerzo. Después es sólo imprimir el ticket y llevarlo al teatro el día de la función.

MARIINSKY.jpgImagen del finale del Ballet

3. FREE WALKING TOUR

No puedo dejar de hacer énfasis en lo genial que es buscar un tour gratuito a pie en la ciudad que visitemos, ya que nos permite una primera aproximación a la ciudad, si nos vamos a quedar varios días, o un pantallazo general, si estamos con poco tiempo.

San Petersburgo tiene varias empresas brindando este servicio. En mi caso hice el tour inglés con Petersburg Free Tour, con Vlad, que dio muy buenas informaciones, haciendo hincapié en la arquitectura e historia de la ciudad. Si no hablan inglés, pude ver que hay tours en español, con buenas referencias en trip advisor, así que parece ser una muy buena alternativa.

Hermitage.jpg

El Hermitage, uno de los hitos a visitar que sirve asimismo como punto de encuentro para los free tours

Recomendación: Después del tour, hay una muy buena opción para comer cerca de donde termina el recorrido: Kopeika. Mientras a lo largo de la Avenida Nevskiy es fácil ver carteles de comida a precios carísimos, este lugar, lleno de locales que van a almorzar, es la mejor opción disponible para comer bueno, bonito y barato. El servicio es del tipo self-service. Vas con la bandeja eligiendo qué comer y luego en la caja pagas por lo elegido. Probamos varios platos y todo estaba super sabroso.

Continuar leyendo aquí: Cosas para hacer en San Petersburgo con bajo presupuesto – Parte II

Un comentario sobre “Cosas para hacer en San Petersburgo con bajo presupuesto – Parte I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s