México en dos semanas

En abril de 2016 tuve la suerte de conocer finalmente México. Aproveché para empalmar dos semanas de vacaciones con semana santa, por lo que mi viaje se extendió a 18 días. A continuación comparto un circuito tentativo basado excluyentemente en mi experiencia personal, sabiendo que he dejado afuera lugares super recomendables como Oaxaca y Puerto Escondido que, en mi caso, quedaron para un próximo viaje al país en el otro extremo de América Latina.

México es un país grande y cada región tiene sus particularidades que la diferencia de las restantes, por lo que limitarse a la Península de Yucatán, si bien es una opción genial para los que quieren vacacionar y descansar en la playa, es quedarse con una visión muy sesgada del país. Por ello, este itinerario intenta cubrir un poco las áreas más importantes.

itinerario-mexico

1. Lo imprescindible: Ciudad de México + Teotihuacán

No puedo comenzar este post sin dejar de hacer enfásis en la importancia de visitar el DF (ahora Ciudad de México o CDMX), una ciudad geográficamente enorme, culturalmente rica y gastronómicamente gratificante. Los sentidos se ven estimulados en cada esquina, ya sea por el aroma de los puestos callejeros de comida, por edificios imponentes o por las dos cosas juntas.

cdmx
Como mínimo recomiendo reservar unos cinco días para CDMX, incluyendo un día en el yacimiento arqueológico de Teotihuacán.

2. Lo indígena: San Cristóbal de las Casas

Después de la inmensidad de CDMX nada como internarse un poco en Chiapas, haciendo una parada en San Cristóbal de las Casas. El contraste entre ambas ciudades es notorio, CDMX es imponente, San Cristóbal es encantadora.

San Cristóbal es una ciudad pequeña, tranquila y silenciosa, donde las tradiciones indígenas son palpables, la gastronomía varía de lo que se probó en Ciudad y México y que, además,  sirve como una buena base para hacer distintos viajes de un día por la región.

Desde allí se puede visitar el Cañón del Sumidero, los pueblos de Zinacantán y San Juan Chamula y el yacimiento arqueológico de Palenque.

canon
Para esta estancia, y dependiendo de cuánto se quiera recorrer, habría que reservar unos cuatro días.

3. Hacia la playa!: Tulúm 

Mis recomendaciones para la playa son altamente subjetivas y posiblemente sean motivo de discusión por cuanto abundan fanáticos de Cancún y Playa del Carmen, ciudades que tuve oportunidad de visitar y odié. En especial Playa del Carmen.

Si su plan es ir de compras, les gustan los bares y boliches ruidosos con precios exorbitantes, sus vacaciones ideales son bajo el sistema all inclusive, no les molesta la existencia de playas privadas, ni que los restaurantes estén orientados al público estadounidense, entonces quizás sí deban incluir a Cancún y a Playa del Carmen en sus itinerarios.

Si por el contrario comparten mi disgusto por todo lo arriba mencionado, deben incluir a Tulúm en su listado de cosas a disfrutar. Tulúm es un pueblo chico al sur de Cancún, a donde se puede acceder en bus. A pesar de su tamaño tiene una diversa oferta gastronómica, una noche interesante y playas espectaculares, además de estar rodeado de cenotes. Todo hermoso.

La isla de Cozumel, a donde puede accederse desde un ferry desde Playa de Carmen, tiene varios de los vicios de Cancún y Playa del Carmen, pero tiene playas muy lindas, puede recorrerse en moto y es la meca para los que gustan del buceo, así que recomiendo incluirla si les gustan los paseos bajo el mar. 😉

El tiempo recomendado para esta etapa de viaje depende de cuánto tiempo les gustaría pasar en la playa, teniendo en cuenta que la visita a Chichen Itzá consume un día entero.

Más allá de las opiniones sobre cuáles son los destinos playeros más interesantes para visitar, no puedo dejar de hacer énfasis en lo increíble que es México y cuánto vale la pena visitarlo. Es super fácil moverse dentro de las ciudades como así también de un lugar del país al otro. El transporte es económico, organizado y seguro. La gente es muy amable. La comida es deliciosa. Los escenarios naturales super atrativos. Ver las pirámides del Sol y la Luna en Teotihuacán y el Castillo de Chichen Itzá deja sin aliento a cualquiera. Nadar en un cenote es como nadar en un pozo hacia el centro de la tierra.

¡Quiero volver ya!

¿Estás planificando un viaje a México? Entonces estas entradas quizás te resulten útiles:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s