Visita al Addo Elephant Park

La previa

La primera duda que me acosó instantes después de canjear mis millas para viajar a Sudáfrica, ¡mi primer destino en el continente Africano!, fue: ¿Quiero ir a un parque o reserva a ver animales? Mis amigos y conocidos que fueron a Sudáfrica no dudaban de la respuesta: Sí, absolutamente. Para mí la cosa no era – ni es – tan clara.

Humanos interfiriendo en la vida, hábitat y hábitos de animales, muchos de ellos con poblaciones en peligro, sólo con fines turísticos. A mi lado que pretende construir una conciencia cada vez más respetuosa de mi entorno no le parecía (y sigue sin parecerle) una buena idea. Me parece importante que cultivemos colectivamente el turismo responsable.

Así que me puse a investigar. Leí varios artículos sobre conservacionismo, sobre qué tener en cuenta al elegir el parque o reserva a visitar y, así, empecé a leer sobre los parques nacionales en Sudáfrica.

Después de mucho análisis, decidimos con mi compañera de viaje que visitaríamos el Parque de Elefantes Addo. El parque es un parques nacionales de Sudáfrica (el tercero en extensión, el primero en diversidad de biomas) que sirve como santuario de elefantes. Tal es así que, cuando fue fundado en 1931 quedaban tan solo 11 elefantes en la zona y actualmente hay más de 600.

Respecto a los restantes de los Cinco Grandes (Big 5, en inglés), es decir, leones, leopardos, rinocerontes y búfalos, todos aparecen en la lista de los mamíferos que habitan el parque, pero bueno, nunca está garantizado poder ver a todos.

Eligiendo tour

Conectada también con la cuestión de turismo responsable estuvo la decisión de contratar un tour para la visita. Primero, porque es darle trabajo a alguien de la región, segundo porque ingresar al parque implica alterar la vida de los animales y,  por último, queríamos hacer la visita con alguien que sepa mantener la interferencia al mínimo.

Son muchos los operadores que ofrecen tours en la zona. Así que leímos en sus páginas qué ofrecían y en TripAdvisor chequeamos sus referencias. Así nos decidimos por Addo Game Drives, que era justo el más caro de los tours que chequeamos pero el que más confianza nos generó.

¡Y fue una gran decisión! Nuestro guía, Joel, es un conservacionista nato que tiene un excelente ojo para divisar animales a lo lejos y muchísima información para compartir. Además, nos contagió su amor por los flightless dung beetles.

IMG_20200122_130321

Elefantes, búfalos y muchos antílopes

El guía con el resto del grupo pasaron a buscarnos por nuestro hospedaje en Port Elizabeth. El día estaba nublado, frío, muy gris. El señor del airbnb nos había dicho que ese clima era bueno para ver animales, pero el guía en cinco minutos nos pinchó el globo: cuando hace calor los animales tienen más sed, entonces los espejos de agua se llenan de vida y es más fácil avistarlos.

El viaje hasta la entrada del parque fue corto, el guía nos fue contando un poco acerca de la región y luego de parar unos minutos en la entrada del parque, ya estábamos adentro, familiarizándonos con el entorno. Muy poco después de entrar, ya vimos los primeros animales y la cosa se empezó a animar.

 

Folleto con imágenes para ir anotando los animales que se van viendo. Acá marqué los que recuerdo. Puede ser que me esté olvidando de alguna ave.
Folleto con imágenes para ir anotando los animales que se van viendo. Acá marqué los que recuerdo. Puede ser que me esté olvidando de alguna ave. Además, vimos animales que no aparecían allí.

 

Me di cuenta que mi amor por los antílopes excede a Bambi y ver cada majestuoso kudu me llenó de alegría. Igual, ver a una familia de Pumbas (estoy bastante atravesada por Disney, parece). Luego, pasamos un grupo de cebras, que me siguen pareciendo un animal altamente psicodélico.

 

 

Luego de un breve break cafetero en una de las zonas aptas para descender del automóvil, vimos los primeros elefantes. Hermoso ver a estos animales en su hábitat. El hit del día fue cuando nos encontramos con una familia de elefantes, incluyendo un elefantito por el cual morí(mos) de amor. Hola, Dumbo.

 

 

Poco después vimos al segundo de los Big 5: un búfalo que estaba comiendo tranquilo y no se inmutó por nuestra presencia. Esa fue una constante, los elefantes en grupo, algunos de ellos bastante sociales que se acercaban a la camioneta, mientras que los búfalos que vimos siempre estaban solos, y no nos pasaban ni la hora. Las que también andaban siempre en solitario eran las avestruces, y cuando digo andaban miento, porque cada vez las vimos echadas, relajadas, mirando hacia un punto distante en el horizonte.

 

 

Después de esos avistajes, tuvimos el almuerzo. Un braai (la versión sudafricana del asado) increible, con cerveza, vino, gaseosas o jugos a elección.

IMG_20200122_123044

Después del bacanal seguimos recorriendo el enorme parque en búsqueda de más animales. Hacia el final de la tarde arrancó a llover torrencialmente, imposible ver nada ni a un metro de distancia del vehículo, por lo que emprendimos ya el regreso hacia Puerto Elizabeth, de vuelta a nuestro airbnb.

La jornada fue genial (mis fotos no hacen ni un poquito de justicia, eh), vi animales – ¡algunos que ni conocía de nombre! – en su hábitat natural, lo que fue verdaderamente emocionante y aprendí muchísimo. No puedo dejar de recomendar la experiencia.

Lo que aprendí

No todo fue maravilloso. Según supe, muchos (si no todos) de los parques de Sudáfrica permiten self-drives, es decir, que particulares ingresen con sus autos a los parques y hagan el paseo por su cuenta, sin guía. Un horror. Vimos a alguien manejando rapidísimo por los caminos internos sin respetar la máxima de velocidad. Luego, vimos una ave muerta en el camino ¿habrá sido ese auto rápido el que la atropelló? Y, más tarde, vimos una masacre de flightless dung beetles. Alguien claramente no estaba al tanto de que están siempre en el medio del camino, allí donde haya heces de animales. Nuestro guía – que iba por el camino zigzagueando para evitar pisar a los hermosos escarabajos –  estaba indignado y nosotras también. Salí convencida de que en los parques de animales solo deberían permitirse el ingreso con guías autorizados y que no haré un tour por mi cuenta en un parque o reserva de animales – porque, además, una se pierde de muchos detalles – y que es necesario difundir entre viajeros y viajeras la importancia de respetar los entornos que visitamos.

4 comentarios sobre “Visita al Addo Elephant Park

Agrega el tuyo

  1. Que bueno leer tu publicación. Estoy planificando un viaje para África con el fin de hacer un safari, y estoy entre Botswana, Suráfrica y Tanzanía. Estuve buscando opciones por Google y me topé con algunas compañías que además de ofrecer safaris fotográficos (el que me interesa) también hacen “hunting safaris”. Es una pena que compañías en África se dediquen a llevar personas con dinero a cazar animales con el único fin de tenerlos como trofeo. Una pregunta, ¿en qué mes fuiste? ¿Sabes cual temporada del año es la mejor para poder ver y fotografiar los Big 5?

    Me gusta

    1. Hola, Willie!
      Justamente como comentás, saber si el parque o empresa ofrecen tours de caza es una buena forma de filtrar opciones, en busca de opciones más sustentables. Es una que lo ofrezcan, es un horror que haya gente que consuma este tipo de turismo.

      Yo fui en febrero y justo en una temporada de lluvias, que no es lo ideal para este tipo de actividad. Pero los locales estaban muy contentos, como podrás imaginarte, después de una gran sequía.

      Nosotras en Addo vimos solo dos de los 5. Con la gente que me crucé que había ido al Krueger Park había visto 4-5 o 5-5. Unas fotos impresionantes la verdad.

      Por lo que entendí, lo mejor es ir en la época de sequía (dry season), porque los animales se congregan cerca de los cursos y espejos de agua. Acá hay algo de data al respecto https://www.safaribookings.com/south-africa/best-time

      ¡Ojalá encuentres muchos animales y saques fotografias geniales! Es realmente una experiencia única.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑