Cómo planificar un viaje a Europa con poco dinero

Uno de los grandes mitos que intento siempre desterrar cuando hablo de viajes con conocidos – y no tan conocidos – es que viajar es un lujo sólo para aquellos con mucho dinero. La realidad es que viajar es una cuestión mayormente de maña y siempre hay maneras para viajar con poco presupuesto.

Hacer dedo, usar couchsurfing, hacer wwoofing e ir trabajando a medida que se recorre son algunas de las opciones disponibles para abaratar los costos.

Pero incluso para aquellas personas que no se animan a hacer autostop o quedarse en la casa de extraños, hay opciones de bajo costo que hacen que viajar a Europa sea una opción factible de costear para muchos/as.

Así que en esta entrada voy a comentar algunos puntos que tengo en cuenta al planificar mis viajes a Europa. Varios de los puntos aplican para todos los viajes, no sólo para los Euroviajes!

Seguramente se me pasen por alto ciertas cosas, así que por favor compartan su trucos y socialicemos la posibilidad de organizar viajes buenos, bonitos y baratos al otro lado del Atlántico. 😉

Evitar viajar en temporada alta

Este punto puede ser algo complicado para aquellos que necesitan planificar sus vacaciones de acuerdo al calendario escolar, pero para quienes tengan flexibilidad al momento de elegir sus fechas de vacaciones, elegir los meses de mayo y junio o septiembre y octubre, sin dudas les va a ayudar a ahorrar un poco de dinero.

Los meses de julio y agosto constituyen las vacaciones de verano europea, por lo que los precios de los pasajes y hospedajes suelen dispararse y, por ello, el presupuesto general seguramente se vea incrementado. Lo mismo sucede para los que viajan para la fiestas de fin de año.

praga
Praga, en temporada alta.

Además, viajar en los meses de primavera y otoño tiene otros beneficios: los días son largos, por lo que se pueden hacer más cosas durante el día; y el clima es más templado, así que no necesitaremos viajar con tanto equipaje, lo que facilitará viajar en líneas low cost.

Ser flexible en los destinos de llegada y partida

Como comentaba en esta entrada, a mayor flexibilidad en nuestros planes, mejores las probabilidades de conseguir un pasaje barato. Si uno busca pasajes pensando en semanas o incluso en el mes que queremos viajar, serán mayores nuestras chances de pagar menos. Y en Europa, ser flexible en los lugares a donde volamos y desde donde volvemos ayuda de sobremanera.

Moverse por dentro de Europa suele ser muchísimo más barato que sacar los vuelos justo al destino que queremos visitar. Claro que hay destinos a los que suele haber vuelos económicos (desde Argentina) como Madrid, Barcelona y Roma. En esos casos las posibilidades de conseguir un vuelo económico a donde queremos viajar son altas. Pero si, por ejemplo, queremos visitar los países nórdicos, la opción más económica será – en el 99% de los casos – buscar un vuelo a un destino económico y desde ahí buscar un pasaje interno (cuando digo “interno” me refiero a dentro de Europa) al destino de elección.

De todas formas, siempre es importante armarse de paciencia y hacer todas las búsquedas posibles y, ahí sí, decidir cuál es la mejor opción en términos de costo-comodidad.

Buscar vuelos low cost con cautela

Sí, todos nos entusiasmamos cuando vemos pasajes a cinco euros. ¡¿Quién no?! Pero bueno, no hay que dejar que el precio tentador nos ciegue y nos haga pasar por alto algunas cuestiones importantes que pueden llegar a definir que ahorremos dinero o no.

En primer lugar, debemos tener en cuenta cuáles son los aeropuertos de partida y llegada. El caso más claro es el de la aerolínea bajo costo Ryanair, que suele tener precios muy competitivos, pero cuyos vuelos suelen llegar a los peores aeropuertos.

Por ejemplo, los vuelos de Ryanair a y desde París llegan al Aeropuerto de Beauvais, a unos 80 kilómetros de la ciudad. Ir desde el aeropuerto a la ciudad (o viceversa), cuesta entre 15/17 euros, y eso siempre en el caso que nuestro vuelo salga dentro del horario de funcionamiento del bus, si no tendremos que enfrentar costos más altos. Lo mismo sucede con Barcelona – Girona (+16 euros de bus) y hay que prestar atención al aeropuerto de llegada/partida en Londres, entre otros ejemplos.

Otra cuestión a tener en cuenta es la cuestión de la valija/mochila, la mayoría de las aerolíneas de bajo costo tienen muchas restricciones en materia de equipaje, por lo que para conseguir pagar una tarifa competitiva, será necesario viajar sólo con equipaje de mano. De lo contrario, habrá que tener en cuenta el costo adicional de despachar la mochila al momento de decidir cómo movernos por Europa.

Para más información sobre el tema del equipaje y las aerolíneas de bajo costo, les recomiendo esta entrada.

Buscar buses antes de comprar un pasaje de tren

Sé que muchos tenemos la idea romántica de recorrer Europa en tren, especialmente desde que Celine y Jesse se conocieron pero, salvo con algunas excepciones como el caso de Italia, viajar en tren suele ser la opción disponible más cara, salvo que consigamos una super promoción y compremos con mucho tiempo.

Tampoco puedo dejar de hacer notar que los pases de trenes como Europass suelen ser extremadamente caros, especialmente si ya se pasó la edad de los 25/26 años y, por lo tanto, no se pueden aprovechar las tarifas para jóvenes. Los pases suelen tener muchas restricciones y la realidad es que si una busca los pasajes individualmente, se pueden encontrar opciones que, en total, son más baratas. Pero, en ese caso, no vamos a tener la flexibilidad de decidir de un día para el otro el destino.

Los buses, al igual que los trenes, tienen grandes ventajas: a las terminales se llega generalmente en transporte público común; no es necesario ir como mucha antelación y no hay restricciones de equipaje. Claro que para distancias muy largas dejan de ser una opción.

Eurolines es una empresa de buses de larga distancia con presencia en muchos países de la Unión Europea y suelen tener muy buenas promociones. Por ejemplo, un pasaje de Paris a Bruselas lo pagué 12 euros en el 2010 (¡y sigue estando al mismo precio!), mientras que el pasaje en tren está casi al doble.

p1040121
Bus de Bruselas a La Haya

Mis prioridades suelen ser: tren, bus y avión. Pero el tren pasa inmediatamente a un segundo lugar si encuentro un pasaje de bus más barato. Y el avión pasa a primer lugar cuando es notoriamente más barato que las otras dos opciones o cuando la distancia es demasiado grande como para hacer el trayecto por tierra.

Carpooling

Otra opción amigable para nuestro presupuesto es la de compartir auto. En especial en trayectos cortos entre ciudades donde hay mucho flujo de personas. En el sitio BlaBlaCar pueden ingresar lugar de partida y destino, fecha tentativa del viaje y ver si hay alguien que haga ese trayecto, hacer la reserva y pagar online y listo! Después es tan sólo viajar!

Por ejemplo, ir en tren desde Colonia a Maastricht sale 24 euros, hay que hacer conexión y demora unas dos horas y media. Compartiendo el auto con alguien a través de Blablacar, sale 6 euros y demora una hora y media.

Cada conductor tiene un perfil donde las personas que ya han viajado con él o ella dejan referencias e indica además si tiene espacio para equipaje, que es algo importante.

Priorizar redes sociales de hospitalidad

Sitios como Hospitality Club y CouchSurfing ofrecen una plataforma para que viajeros se crucen y se ayuden unos a otros. Si tenés un perfil completo y con referencias y buscás con tiempo, hay posibilidades de que encuentres alguien que te hospede en su sofá. Algunas ciudades son complicadas por el gran flujo de turistas (como Roma, Venecia o Praga) pero no he visitado ciudad de Europa donde no hubiera couchsurfers, la cuestión será lograr que alguien nos quiera hospedar 😉

couch
Una de mis primeras experiencias como huésped en CS, en las afueras de Roma

Si no te convence la idea de usar este tipo de alternativas o no tuviste suerte con la búsqueda, siempre podés buscar un hostel bueno, bonito y barato. En esta entrada, contábamos un poco cómo lograrlo.

Otra opción que no se puede dejar de chequear es Airbnb, especialmente cuando estén buscando cuarto privado. En muchos lugares van a descubrir que alquilar un cuarto o un departamento chico sale más barato que un cuarto privado en un hostel o hotel. En general, las tarifas de los dormis son imbatibles, pero cuando cuando queremos privacidad Airbnb entra en competencia. Asimismo, en estos casos, no dejen de chequear Booking, que a veces tiene super ofertas de último momento.

Si están con un presupuesto MUY ajustado, al buscar hospedaje chequeen que el lugar tiene cocina y que los huéspedes la pueden usar. Así podrán cocinar y no estar obligados a comer afuera todos los días.

Buscar contactos de amigos y familiares de amigos

Siempre hay un amigo que tiene un primo viviendo en España o una amiga que estuvo en Londres y se hizo amiga de alguien. Hay que aprovechar esos contactos. Siempre. Cuando estén organizando el viaje pregunten en Facebook si alguien tiene referencias de alguien. ¡Quizás haya un sofá disponible! Y si no los pueden hospedar, seguro les pueden recomendar zonas para hospedarse que sean lindas y no muy caras, bares donde conseguir cerveza barata y lugares con precios amigables al bolsillo.

Aprovechar descuentos para jóvenes y/o estudiantes

Ser joven y/o estudiante da muchos beneficios al viajar por Europa. Muchas tarifas de transporte son reducidas para menores de 25/26 años. A muchos museos se ingresa gratis o por un monto menor cuando se es estudiante. Así que si que se encuentran dentro de esas categorías, aprovechen las tarifas diferenciales! Ah, y no se olviden la credencial de la Universidad!

Aprovechar los días de ingreso gratuito a los museos

¿No son periodistas? ¿No son estudiantes? ¿No son menores de 26? ¡Entonces chequear los días de ingreso gratuito les va a hacer ahorrar unos euros!

pompi
Como estaba en París el primer domingo de mes, visité gratis el Pompidou

Para ciudades como Londres, donde la mayoría de los museos son gratuitos, el consejo no parece muy relevante. Pero por ejemplo, el ingreso al Louvre cuesta 15 euros; los Museos Vaticanos, 16; el Museo del Prado, otros 15… Vistos aisladamente no parece taaanto, pero si tienen planeado visitar varios museos a lo largo del viaje, tener en cuenta cuándo es gratuita la entrada no parece tan mal plan, ¿no?

Averiguar cómo funciona el transporte público

Antes de viajar siempre es útil buscar información acerca de cómo funciona el transporte público de la ciudad que queremos visitar. En algunos casos la información puede parecer abrumadora – como en el caso de Londres y sus zonas – pero casi siempre estar informados nos va a permitir ahorrar un poco de dinero.

tranvia
Las vías del tranvía, en Kreuzberg, Berlín

Siguiendo con el ejemplo de Londres: allí la clave es conseguir una tarjeta Oyster (como una SUBE argentina) que implica que cada pasaje de bus o metro sea sensiblemente más barato (de 4.90 a 2.40 libras el pasaje de subterráneo, por ejemplo) y evaluar la posibilidad de adquirir un pase semanal, que permite viajar ilimitadamente entre las zonas 1 y 2 por 32 libras. Otro caso es el de París, donde si comprás un pasaje sale 1,90 € pero si comprás diez pasajes juntos, sale 14,50 €, por lo que ahorrás casi cinco euros. Y si planeas usar mucho el transporte público, podés adquirir un pase de 5 días por 37,25 €.

Otra cuestión a tener en cuenta es el alquiler de bicicletas. En París, por ejemplo, el servicio está organizado por la gobernación de la ciudad, y es super accesible: ¡Los primeros 30 minutos de uso son gratis!

Ubicar lugares a donde vayan a comer y tomar los locales

Generalmente los bares, restaurantes y cafés que están en las zonas turísticas tienen precios turistas, no muy compatibles con el presupuesto mochilero. Puede estar bien para darse un gustito de vez en cuando pero si se hacer hábito puede afectar el presupuesto del viaje.

desayuno
Un pequeño gustito en Budapest

Una regla que no sólo aplica a Europa si no a todos los lugares que visitemos es buscar esos lugares populares entre los locales. Esos son los lugares donde se suele comer mejor y los precios son mejores.

donner
Rezándole al San Döner, santo de los viajeros hambrientos, en Berlín

Chequear en tripadvisor, yelp o foros de la ciudad siempre ayuda para tener referencias. Preguntarle a miembros de CouchSurfing por recomendaciones siempre es una buena idea también.

Más planificación, menos costos

Salvo que se decidan por recorrer haciendo autostop o priorizando viajes a través de BlaBlaCar, la realidad es que para abaratar costos no hay nada mejor que planificar con anticipación.

Lamentablemente, la espontaneidad no se lleva genial con el bajo presupuesto, cuando se trata de recorrer Europa. Salvo que justo, justo nos crucemos con una promoción, la mayoría de los pasajes de avión, buses y trenes se consiguen a buen precio si se compran con anticipación.

Por eso, si ya tienen decidido los lugares que quieren conocer, empiecen a buscar combinaciones de transporte y compren los pasajes si los encuentran barato.

Mi regla es: prefiero comprar un pasaje a 5 euros, y luego no usarlo porque cambiaron mis planes, que no comprarlo y luego terminar pagando 30 euros por él.

¿Estás planificando tu viaje? ¡Qué divertido! Acá algunos enlaces que pueden ser útiles:

¿Tenés alguna otra recomendación para lograr viajar barato por Europa? ¡Compartila en los comentarios! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s